Cirugía de Cataratas en pacientes diabéticos

Es de sobra conocido que la diabetes es una enfermedad que puede llegar a condicionar en muchos aspectos a quienes la padecen. En el caso de los ojos la presencia de diabetes tiene bastantes implicaciones y quienes la padecen han de tener especial control. Muchos pacientes diabéticos desean saber si por el hecho de tener diabetes “cambia algo” la cirugía de cataratas sobre todo en relación a los resultados, al tipo de lente intraocular y a los riesgos y peligros potenciales. A continuación trataremos de explicar un poco las características específicas para este tipo de pacientes.

¿QUÉ ES LA DIABETES?

La Diabetes Mellitus (DM) es una enfermedad crónica que se produce por una dificultad en el metabolismo de los azúcares. La Diabetes Mellitus se clasifica en Tipo I y en Tipo II:

  • En la Diabetes Tipo I los pacientes son insulino-dependientes, debido a que tienen una deficiencia absoluta de insulina.
  • En la Diabetes Tipo II los pacientes no son desde el principio insulino-dependientes pero en estados avanzadas necesitan tambien tratamiento con insulina.

La diabetes tendrá diferente tratamiento en función de si es considerada Tipo I ó Tipo II. Además de los tratamientos médicos para controlar los niveles de glucosa en sangre, en pacientes con diabetes es muy recomendable la realización de deporte habitualmente y llevar una alimentación adecuada según las recomendaciones de sus endocrinos y dietistas
La Diabetes Mellitus es una enfermedad que no sólo produce alteraciones a nivel ocular como consecuencia de los niveles de azúcar en sangre, sino que también puede producir otras enfermedades a nivel general como en los riñones, en el corazón, en el sistema nervioso…

¿EFECTOS DE LA DIABETES SOBRE LOS OJOS?

Los pacientes con diabetes tienen mayor probabilidad de padecer ciertas enfermedades oculares como la retinopatía (retinopatía diabética), cataratas o glaucoma por ejemplo. También pueden tener dañado el endotelio corneal (cara posterior de la cornea que está en contacto con el interior del ojo), la pupila, el iris, o pueden sufrir hemorragias vítreas o desprendimiento de retina entre otras. Además como consecuencia de la diabetes, se ha documentado que cuando se tienen elevados niveles de azúcar en sangre se produce un aumento de la miopía en la graduación del paciente, y por el contrario cuando disminuye la cantidad de azúcar en sangre se tiende hacia la hipermetropía (Esto es debido a las diferencias en la composición de los fluidos de los tejidos oculares).

En cuanto a las cataratas partimos de la base de que la catarata no es más que la opacificación del cristalino. Aunque no siempre existe una catarata específica en un paciente diabético, sí que se ha sugerido que, debido a los cambios osmóticos que se producen en el cristalino como consecuencia de la diabetes, puede producirse la opacificación del cristalino mucho más temprano que en un paciente sin diabetes. A continuación vamos a tratar de explicar si es posible la realización de una intervención de cataratas en un paciente diabético y las consideraciones que son necesarias tener en cuenta.

¿SE ME PUEDE OPERAR DE CATARATAS TENIENDO DIABETES?

La operación de cataratas consiste en sustituir el cristalino opacificado por una lente intraocular que devuelva la transparencia y mejore la visión del paciente. Actualmente mediante las lentes intraoculares Premium Multifocales se puede obtener buena calidad visual a todas las distancias, desde visión lejana hasta visión cercana. En pacientes normales la cirugía de cataratas proporciona muy buenos resultados visuales.

En el caso de pacientes diabéticos, salvo que lo desaconseje una condición ocular concreta, se puede realizar la cirugía de cataratas, aunque antes de valorar los resultados visuales que se pueden lograr tras la operación, es necesario tener presente previamente una serie de consideraciones:

  • El paciente tendrá que controlar los niveles de glucemia a través de los tratamientos que su médico de confianza le haya pautado.
  • Previamente a la intervención de cirugía de cataratas es necesario analizar el control glucémico/metabólico, los niveles de colesterol y la presión arterial.
  • Es necesario conocer el estado de la retina, si hay o no retinopatía diabética, de haberla, si es leve, severa o retinopatía proliferativa. En el caso de que sea retinopatía proliferativa, debido a que existe riesgo de sangrado, habrá que realizar tratamiento láser antes de la intervención. A veces se recomienda el uso de tratamiento con inyecciones intraoculares.
  • En ocasiones los pacientes con diabetes pueden desarrollar también edema macular diabético. Muchas veces se trata el edema macular diabético antes de extraer el cristalino cataratoso.
  • La intervención a realizar en un paciente con diabetes, tiene que planificarse con el objetivo de producir el menor trauma quirúrgico. En estudios publicados recientemente se aconseja la utilización de lentes intraoculares con diámetro óptico superior a 6 mm, debido a que con dicho diámetro se podrá visualizar mucho mejor el fondo de ojo en los pacientes con diabetes, especialmente si es necesario la realización de tratamientos retinianos o vitrerretinianos.
  • En muchas ocasiones los diabéticos tienen el endotelio corneal débil. El endotelio corneal es una superficie de la cornea, por lo que el oftalmólogo tendrá especial cuidado en la intervención de cirugía de cataratas protegiendo el endotelio corneal gracias a una sustancia denominada viscoelástico.
  • Frecuentamente los pacientes diábeticos presentan menor dilatación pupilar, por lo que habrá que evaluar detenidamente el proceso de dilatación.
  • Se tiene que tener especial consideración en cerrar la incisión corneal realizada, después de la intervención, especialmente si se trata de un paciente con retinopatía diabética al que será necesario realizarle tratamiento mediante fotocoagulación retiniana. No obstante, debido a que actualmente se realiza la cirugía de cataratas mediante incisiones muy pequeñas, es raro que se produzcan complicaciones.

¿UNA VEZ REALIZADA LA CIRUGÍA DE CATARATAS LA VISIÓN SERÁ BUENA?

La visión que se obtiene después de una intervención de cirugía de cataratas en pacientes sin diabetes es muy buena. Los pacientes sin diabetes, normalmente transcurrido poco tiempo de la intervención refieren mucha más claridad y mejora en la agudeza visual. En el caso de las personas diabéticas, si su salud ocular es buena pueden tener el mismas expectativas, pero han de ser conscientes de que existe un riesgo para su visión: la retinopatía diabética.

Cuando un paciente diabético tiene retinopatía diabética y quiere operarse de cataratas, hay que ser consciente de que el resultado visual  después de la intervención no depende sólamente de la cirugía de cataratas en sí. Las expectativas tras la operación dependerán de la presencia de retinopatía diabética y de tenerla de su estadio.

  • Paciente con retinopatía diabética: El paciente con retinopatía diabética tiene una zona en la retina dañada, por lo que la recuperación visual aún implantando la lente intraocular, no podrá ser alcanzada en las zonas donde se ha producido el daño retiniano. Los pacientes con diabetes que han desarrollado retinopatía diabética, pueden notar también la mejoría después de la cirugía de cataratas, pero sin embargo, como la retina está dañada, la mejora de la visión es variable y depende de cada caso. El paciente tiene que prestar especial  las explicaciones del oftalmólogo en este sentido.
  • Pacientes sin retinopatía diabética: Si no se han producido daños en la retina como consecuencia de la diabetes, la calidad visual que se espera obtener será buena.

¿SI SOY DIABÉTICO ME PUEDEN PONER LENTES INTRAOCULARES PREMIUM EN MI OPERACIÓN DE CATARATAS?

Como venimos diciendo hay que evaluar la situación particular de cada paciente diabético antes de poder dar un consejo. Podemos decir, no obstante, que si hay retinopatía diabética:
No se recomienda la elección de lentes intraoculares multifocales.
Si la visión está todavía bien el paciente puede optar a lentes intraoculares tóricas para la corrección de su astigmatismo.

¿SON NECESARIAS MÁS REVISIONES?

Además de las revisiones postoperatorias inherentes a la intervención, en el caso de pacientes diabéticos serán necesarias evaluaciones más exhaustivas para examinar el fondo de ojo tanto si han desarrollado retinopatía diabética, como si no la han desarrollado.
Al margen de la operación de cataratas, la diabetes es una enfermedad que se caracteriza por producir daños en la retina, por lo que serán necesarias evaluaciones anuales para valorar el estado de la retina y el paciente deberá de continuar controlando sus niveles de glucosa en sangre.

 

 

Ayúdanos y comparte este post:
 
 

Deja un comentario