La última tecnología para el tratamiento del Ojo Seco

El ojo seco es una patología que afecta a muchos de los candidatos a la operación de cataratas o presbicia con lente intraocular. Padecer ojo seco, puede empeorar los resultados visuales y la comodidad ocular del paciente tras la cirugía. Así, para poder conseguir una visión perfecta con lentes multifocales y tener la máxima sensación de confort visual, es fundamental tener una película lagrimal de buena calidad.

Lagrima sobre córnea

La película lagrimal tiene 3 capas:

  • Capa Lípidica: La más exterior, está compuesta por las grasas secretadas por las glándulas de Meibomio. Su función principal es disminuir la velocidad de evaporación de la capa interior acuosa.
  • Capa acuosa: Está compuesta por agua y aporta óxígeno a la córnea.
  • Capa mucosa: Compuesta por mucina (“moco” producido por las glándulas conjuntivales), gracias a su propiedad adhesiva (pegajosa), prolonga el tiempo de permanencia de la lágrima en la superficie de la superficie de la córnea.
Ojo Seco - Capas de la lagrima

Capas de la película lagrimal.

Las causas principales del ojo seco son una:

  • Producción insuficiente de lágrima por parte de la glándula lagrimal (Es la menos común).
  • Composición de la lágrima no adecuada debido a la falta de compuesto graso. Suele deberse a la disfunción de las glándulas de meibomio, que imposibilita la producción en la cantidad necesaria.

y sus síntomas principales son:

  • Picor.
  • La sensación de arenilla dentro del ojo.
  • Cierta impresión de esfuerzo al cerrar los párpados.
  • Fluctuaciones de vision.
  • Intolerancia a las lentes de contacto.

Las razones por las que puede darse el ojo seco son múltiples: bajo número de parpadeos delante de la pantalla del ordenador, medicamentos con efectos secundarios, cambios hormonales…
En ocasiones además tras la cirugía intraocular hay pacientes que pueden notar síntomas de ojo seco. Lo normal es que sean temporales y mejoren rápidamente, pero en el caso de pacientes que hayan sufrido ojo seco antes de la operación, estos síntomas pueden llegar a ser muy molestos. También incide negativamente en el tiempo necesario para la recuperación de la máxima agudeza visual alcanzable por el paciente.

¿Cuál es el tratamiento del ojo seco?

Tradicionalmente los tratamientos más extendidos son la aplicación de lágrimas artificiales y lubricantes, el uso de compresas húmedas y la inserción de tapones pequeños para evitar que la lágrima se drene rápidamente.

El uso de lágrimas artificiales es un tratamiento paliativo, es decir reduce los síntomas pero no cura la patología. Este tratamiento es meramente sintomático y resulta pesado puesto que periódicamente se tiene que recurrir a la aplicación de dichas gotas. Como efecto adverso hay que notar además, que reduce la actividad de las glándulas de Meibomio empeorando su funcionamiento.

En el caso de las compresas húmedas/calientes, hay pacientes que encuentran incómodo el ponérselas un par de veces al día.

El tratamiento de Ojo seco del Futuro:

Si comparamos los tratamientos anteriores con la tecnología disponible para cirugía intraocular por ejemplo, da la sensación de que tecnológicamente no se ha evolucionado mucho en el tratamiento del ojo seco, una patología que afecta a más del 20% de la población y hasta un 75% en el caso de personas mayores de 65 años.

Desde hace poco esta situación ha cambiado. El último avance disponible para los pacientes de ojo seco viene de la mano de la casa TearScience. El nombre comercial del tratamiento es LipiFlow. Esta sofisticada tecnología permite el análisis (en la propia clínica) de la composición de la lágrima para conocer si es óptima, o en su defecto, poder programar adecuadamente el posterior tratamiento. Tras el análisis, se aplica el tratamiento específico a todas las partes del párpado resultando en una cura o mejora de los síntomas en la mayoría de los pacientes de hasta 15 meses.

Para conseguir el mejor tratamiento lo más importante es encontrar la causa, sin un tratamiento de la insuficiencia de las glándulas de Meibomio, éstas pueden desarrollar una atrofia. LipiFlow induce y reactiva las glándulas reparando la película lagrimal. La mayoría de pacientes ya no tienen síntomas tras el tratamiento y disfrutan de una calidad de visa mucho mayor. La técnica Lipiflow ya se ha aplicado con éxito a miles de pacientes en el norte de Europa.

Los pacientes con ojo seco ya tienen la posibilidad de disfrutar de toda la calidad visual que sus lentes intraoculares multifocales proporcionan.

Ayúdanos y comparte este post:
 
 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *